Cuántas veces en el día dejas las cosas importantes por una serie de circunstancias, esto me lleva a pensar que el artículo de hoy tendrá mucho interés para ti, hablaremos de la procrastinación como evitarla superarla y combatirla.

Presta mucha atención, usaremos ejemplos y estrategias muy interesantes que nos ayudarán a ser más productivos, y por ende lograr nuestros objetivos diarios mensuales o de la vida.

Quizás estas frases te suenan familiares: mañana lo haré, más tarde lo continúo, la siguiente semana será, todo esto es procrastinación. Cuántas veces hemos perdido grandes resultados en nuestra vida hasta el día de hoy por haber postergado.

Es más nuestros abuelos nuestros padres suelen decir, cuánto me hubiera gustado haber hecho esto o aquello, la procrastinación es un enemigo silencioso que aparentemente no hace mucho daño, pero en el tiempo vemos los estragos que produce y la frustración que genera el no lograr nuestros sueños.

“Un día te despertarás y ya no tendrás más tiempo para hacer las cosas que siempre quisiste hacer” –  Paulo Coelho.

Tipos de personas

Procrastinadores crónicos:

Estas personas desde muy pequeños han aprendido a postergar, el hábito se ha formado con tanta fuerza que es una conducta normal inclusive cuando son adultos, todo empieza en muchos casos con las tareas del colegio que se hacen al último minuto, esta actitud se hereda en la universidad o el centro de trabajo.

Por poner un ejemplo el procrastinador crónico de manera inconsciente busca distraerse, encuentra excusas y así abandona lo que debe hacer en ese momento.

Procrastinador por accidente

A diferencia del anterior caso, esta persona transita por su vida cumpliendo sus actividades, pero en muchos momentos cae víctima de la distracción, esta le lleva a enfocarse en otros temas dejando de lado lo importante.

Debo resaltar que no son personas que a cada rato procrastinan, pero si suelen perder el enfoque, lo que les lleva a problemas de estrés y ansiedad porque se dan cuenta del tiempo perdido que deben recuperar a todo costa.

» También te puede interesar: Los 6 mandamientos de todo triunfador

“Tú podrás retrasarte, pero el tiempo no lo hará”- Benjamin Franklin.

Porque procrastinamos?

Por miedo

Muchos de nosotros  postergamos actividades importantes y valiosas por el miedo a fracasar, el temor de que no logremos cumplir bien una tarea hace que lleguemos a postergar esa actividad.

Esto automáticamente nos produce ansiedad estrés y frustración, más sabiendo que lo estamos postergando de forma consciente, sabemos que lo hacemos y aun así lo permitimos.

Por desgaste 

Hablamos de los procrastinadores crónicos como personas acostumbradas a postergar todo y de manera frecuente, cuántos de nosotros dejamos las tareas para el último minuto y cuando ya no hay nada que hacer recién empezamos hacerla.

Muchas personas malgastan el tiempo y cuando ya no queda otra alternativa recién empiezan a realizar la actividad que se debió haber cumplido en su momento.

Por indecisión

Existen muchas personas que se debaten entre hacer o no hacer algo, piensan en las ventajas o desventajas de empezarlo, eso hace que al no tomar una decisión inmediata procrastinar se haga más fácil, buscarán ponerle una excusa o justificación y lo dejaran para otra ocasión.

Yo siempre le digo a las personas, cuando tengas muchas dudas y caigas en indecisión es momento de reflexionar meditar y escuchar la voz de tu intuición y tomar acción inmediata.

Por acontecimientos

Son circunstancias que no prevemos que van a suceder, que interrumpen en muchas ocasiones la secuencia normal del desarrollo de un trabajo o una tarea, como por ejemplo un apagón que cortar el fluido eléctrico, una llamada de un familiar, alguien que ingresa a la oficina y te empieza a conversar.

Todo lo mencionado se considera acontecimiento no previsto, pero ante estas circunstancias deberemos detener un plan de reprogramación inmediata para recuperar el tiempo perdido.

» También te puede interesar: Como lograr disciplina para tu liderazgo

“Si pospones las cosas hasta que estés seguro de que están bien, entonces nunca lograrás hacer nada”.- Norman Vincent Peale

Estrategias para evitar la procrastinación

Yo también he caído en muchas ocasiones no lo voy a negar, ya sea por distracciones o acontecimientos no previstos, pero déjame decirte que he diseñado una serie de estrategias para enfocarme concentrarme y lograr mis metas, y te las quiero compartir el día de hoy.

Visualización

Esta estrategia es importantísima porque no sólo le vamos a enseñar al cerebro, si no vamos a crear una ruta invisible de lo que será nuestro día, consiste en visualizar imaginar cómo nos sentiremos al final de la jornada con nuestra meta lograda, con nuestros objetivos alcanzados.

Obviamente se que sera de satisfacción plena y no te tomará más que unos 2 minutos o 3 visualizarlo.

Al realizar este ejercicio sabremos que vale la pena asumir el reto, recuerda que este ejercicio lo debes hacer una vez cada día, de preferencia en las mañanas antes de iniciar tus actividades.

Planificación

No voy a decir que lo debes organizar todo meticulosamente pero si puedes hacerlo estaría bien, a mí me basta con organizar mi día temprano o en la noche del día anterior.

Mi estrategia consiste en dividir mis actividades en tres etapas lo que debo hacer en la mañana hasta el mediodía, lo que debo hacer en la tarde hasta las 5, y la etapa 3 lo que hago hasta las 9 de la noche, es ese mi caso, al dividir mi dia en tres etapas, sé que tengo que lograr tres objetivos y me enfocó por etapas.

Si no tuviera esta estrategia tendría un día desordenado y algunas cosas lograría y otras no, te recomiendo que dividas tu día en tres partes y a cada una de ellas asignarle un objetivo a lograr.

“Piensa en muchas cosas; haz solo una”.- Proverbio Portugués.

Intervalo de energía

Cuando este realizando tus actividades, a partir de ahora te asignaras un descanso de 5 minutos por cada hora de productividad, en mi caso me levanto a estirar las piernas a tomar una taza de café por ponerte un ejemplo, la mente necesita espacios de relajación y de recuperación de energía y enfoque.

Pero no confundamos que este sea motivo para procrastinar, si no para reforzar más el trabajo que estamos haciendo.

En el caso de estudiantes ya sea de colegio o universidades este estrategia es importante darle un respiro a tu cerebro, para volver a continuar con más fuerza.

» También te puede interesar: Mis programas de radio haciendo click aquí

Ambiente de trabajo

Parece gracioso pero tener un espacio desordenado con muchos agentes distractores promueve la procrastinación, por eso es muy importante tener un lugar ordenado sólo con lo necesario para trabajar, elimina todo lo que no sume en tu espacio y verás cómo avanzar más rápido en menos tiempo es posible.

Aprende a decir que no

Si tus actividades son en una oficina o en un lugar donde hayan personas es probable que en algún momento alguna de ellas te pida hacer otra cosa o simplemente cambiar tu atención, aquí es cuando debemos  aprender a decir que no, cuando hay prioridades que atender tienes que ser consecuente con tus deseos y aspiraciones, todo lo que no está programado no puede ser considerado.

“No te pongas a contemplar toda la escalera, simplemente da el primer paso” – Martin Luther King.

Recompensa

Te mencioné que debes dividir tu día en 3 etapas cada una debe considerar tres objetivos que se deben lograr, obviamente también deben haber 3 recompensas al finalizar cada etapa.

Premiate con un detalle significativo que sirva como estímulo al trabajo culminado, puede ser tomarte un helado o comer un postre una fruta lo pongo como ejemplo.

Al recompensar  el buen trabajo hecho, fortalecemos mucho nuestra confianza y mantenemos aislada la posibilidad de procrastinar, bastará unos días para que esta acción se haga un hábito, esto nos llevará a ser eficientes productivos y disfrutar al máximo de alcanzar nuestras metas.

Recuerda que la procrastinación siempre estará allí esperando un descuido para poder atraparte y sacarte de tu enfoque, por eso debemos ser disciplinados en nuestra organización, en este artículo te quería hablar de esta silenciosa enfermedad que ataca la productividad de las personas, aprendimos a evitarla, superarla y combatirla.

Cuéntame sí te gustó este artículo, cómo piensas organizarte para lograr tus objetivos, no te olvides de compartirlo con tus amigos en las redes sociales éxitos a triunfar.